EL PRIMER GRITO DE INDEPENDENCIA

En | por / August 9, 2012

La llamada “Revolución de Quito”, “Revolución Quiteña” o “Primer Grito de la Independencia” fue un proceso que comenzó en Quito a finales de 1808, estalló el 10 de agosto de 1809, y finalizó para el año de 1812.

Dentro de los círculos de historiadores siempre ha existido un debate sobre si esta fecha es o no un evento que merece el calificativo de independentista, progresista o libertario.

En  Quito de 1809 la nobleza criolla de Quito, preocupada por la pasividad del presidente de la Real Audiencia de Quito, el Conde Ruiz de Castilla, decide crear a inicios de agosto una junta suprema que «gobernará interinamente al señor don Fernando Séptimo. Esta Junta cesó en sus funciones al Conde Ruiz de Castilla el 10 de agosto de 1809, juró lealtad al Rey de España (Fernando VII) y a la Iglesia Católica, rechazó la invasión francesa y desconoció a José Bonaparte como autoridad.

En toda la América española la preocupación era la misma: que los franceses tomaran control de España y, a la postre, de América. Las razones por las cuales las autoridades, propietarios y empresarios de América abogaban por el retorno de Fernando VII eran básicamente económicas, en especial porque se empezó a dar un proceso de apertura del mercado americano, las restricciones comerciales empezaron a ser menos controladas, y además hubo el temor de que «la religión y las buenas costumbres» se perdieran ante las ideas francesas.

La noticia de que en Quito se estableció una Junta Suprema que relevó de cargos a la autoridad real fue tomada por los virreinatos de Bogotá y Lima como un evento insurreccional, esto debido a la precaria comunicación de la época y al agitado contexto internacional. Por este motivo enviaron tropas a Quito, casi de forma incógnita, con el propósito de acabar la mencionada insurrección a la Corona.

Los miembros de la Junta se sorprendieron de no recibir el apoyo del resto de provincias del reino, siendo que lo mismo sucedía en España, pero cabe destacar que una de las cosas que más molestó sobre esta “insurrección” fue el hecho de que una capital del reino se otorgara el derecho de representar a toda la región. Es así que, debido a la falta de apoyo popular, los líderes de esta Junta fueron apresados rápidamente. Hasta un año después, exactamente el 2 de agosto de 1810, que un pequeño grupo de soldados y simpatizantes de la mencionada Junta Suprema irrumpió en el cuartel militar donde los tenían apresados, esto desembocó en la matanza de todos los “insurrectos” por parte del ejército real.

En esa época, tanto Quito como el resto de la América española, buscaban «igualdad y autonomía, no independencia», será a futuro que esta búsqueda desemboque en los movimientos libertarios que surgieron en toda América en los siguientes años.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *